Saturday. 25.06.2022
¡NO PERDONA A NADIE!

ENTREVISTA EXCLUSIVA Roberto Piazza en Madrid: "Argentina huele a podrido y en la calle solo se escucha reggaetón y cumbia"

El diseñador argentino asegura que es sano salir del país para "descontaminarse". Y dice que todos los gobiernos "fueron nefastos". En julio volverá a Europa para un desfile en Moscú. 

Roberto Piazza
Roberto Piazza

Más allá de una vida dedicada a la alta costura, Roberto Piazza (61) es un hombre multifacético que a lo largo de los años supo también desempeñarse como actor, escritor y cantante. Casado tres veces con Walter Vázquez (55), la primera fue en 2010 convirtiéndose así en una de las primeras parejas igualitarias en contraer matrimonio en Argentina, los eternos enamorados partieron rumbo a España como lo hacen asiduamente y con motivo de cumplir con actividades que el modisto tenía que realizar en el país que supo conquistar con sus diseños y buen gusto. 

Desde Madrid y a poco de volver a la Argentina después de tres meses en la capital española, Roberto Piazza se preparó frente a la computadora para recibirnos a través de videoconferencia a las once de la noche horario español. Muy predispuesto y con la espontaneidad que lo caracteriza, abrió las puertas de su vida y se confesó sin tapujos con Espectacular.news.

-Te robaron en varias oportunidades. Me pregunto si la inseguridad fue el principal motivo por el cual con Walter decidieron irse a España.

-A mí me robaron nueve veces en Argentina, pero fue hace mucho, después ya no me pasó nada más. Hay millones de problemas en Argentina que acá en España no hay, pero también hay un millón de cosas que allá hay y acá no. No me preocupa la inseguridad, me preocupan la política y la economía. La inseguridad la vas manejando… De todos modos, yo hace 45 años que trabajo y pasé por todos los gobiernos y todos fueron nefastos. No rescato ninguno. He tenido la suerte yo, por ahí tenía un buen desfile o una buena colección, pero eso era totalmente independiente del gobierno. Con toda la mierda que ha habido yo he estado presente.

-Y cuál es el proyecto que tienen, ¿van a emigrar por completo o prefieren viajar y de repente encontrarse un tiempo acá y otro en Madrid?

-En Argentina lo que tenés que hacer es estar tres meses o cuatro e irte. Entonces te descontaminás de la pelotudez mediocre que hay en Argentina, volvés por tus amistades y todo lo lindo y después te volvés a ir. Yo soy Roberto Piazza en Argentina, pensar ahora en irme a las Vegas o en quedarme en Madrid es saber que tengo que empezar de vuelta. Quizás algún día cuando yo sea más viejo decida irme, pero ya no a trabajar… Me compro una casita en el campo y chau moda, desfile, mujeres, prensa y todo.

-Sos muy crítico con la Argentina, ¿cuál es tu opinión al respecto del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner?

-Yo creo que están dando los últimos coletazos de ahogado. Creo que al gobierno actual le vino de maravillas la pandemia, la gente está tan preocupada por la pandemia que se despreocupa por todo lo demás. Sino este Gobierno ya estaría en la calle hace un mes atrás, se están mandando cada moco… En algún momento pasa algún estrago.

-Y qué sensación te genera el país hoy. Me imagino que viéndolo desde allá y en retrospectiva es mucho más fácil formar una opinión al respecto.

-Argentina tiene olor a podrido ya. Hay que bañarla para sacarle toda la corrupción que tiene y cambiarle a toda esta gente que ya viene podrida de cerebro. Estamos gobernados por psicópatas. El gobierno es populista, cuanto más populista más votos. Se ocuparon de embrutecer a la Argentina de una forma terrible, vas por la calle y lo único que escuchás es reggaetón y cumbia. Se mediocrizó, se fue la cultura y es lo peor que pudo haber pasado. Pero bueno, hay mucho fanático pelotudo, todo se escribe con K y no con C, y solo falta que en las escuelas te enseñen a decir Cristina en vez de mamá.

-En algún momento fuiste muy a fin al gobierno de los Kirchner.

-Bueno, "Reversible" fue un libro que me convencieron para hacer porque yo no tenía muchas ganas, y es un libro en donde hablé mucho de política y la verdad que hoy me retracto de todo lo que dije. Es un libro al que no le doy mucha bola y en el que hablaba bien de los Kirchner porque en ese momento me llevaba bien, luego tuvimos unos altercados. La verdad que me arrepiento, lo tengo incluso hasta como vedado.

-Hablando de tu faceta como escritor, en tus libros "Corte y confesión I" y en la reversión exhibiste tu historia y te abriste sin importarte absolutamente nada. Me imagino que no es sencillo tomar esa decisión y exponerte a que la gente opine.

-Es difícil pero es maravilloso. Yo empecé a hacer terapia a los 22 años, tengo 35 años de terapia psicoanalítica, o sea que yo no tengo ningún problema de hablar de nada y con nadie. No me interesa nada de nada. La idea de contar surgió porque la gente empezó a escribirme pidiendo ayuda, como nadie se animaba a contar me escribían, me paraban en la calle. Imaginate que también hice el audiolibro "Roberto Piazza cuenta su vida sin censuras" y estoy en tratativas de llevarlo a televisión, hay muchas tratativas interesantes retrasadas por el coronavirus. Estoy también con el tema de la serie, la película o lo que sea. Eso me interesa en demasía… Digamos que ya tengo una propuesta.

-Tenés una Fundación que lleva tu nombre y desde la cual ayudás a personas que sufren o sufrieron abuso sexual, ¿cómo solventan los gastos?

-No es nada fácil, generalmente quien tiene una fundación es alguien que tiene mucha plata como Lionel Messi, David Nalbandián o alguien que lava plata. No digo que ellos lo hagan, pero no es fácil. Nosotros nos manejamos con las donaciones de la gente o con los espectáculos que yo hago, tenemos la obligación de hacer dos shows por año a beneficio y rendir cuentas de lo que se hace con el dinero. No recibo nada de los gobiernos, nunca conseguí nada de nada que me fuera conveniente para la fundación.

-Tu hermano Ricardo abusó de vos durante casi toda tu infancia y adolescencia. ¿Tienen algún tipo de vínculo hoy en día?

-Con mi hermano no me interesa tener relación. Lo que sí, siempre de alguna manera u otra aparece, es un psicópata. La verdad que me molesta, me da bronca que no esté preso o que no lo caguen a trompadas, la injusticia me da mucha bronca.

-¿Alguna vez pensaste si lo que padece tu hermano podría llegar a manifestarse también en vos? Es decir, si en algún momento se te ocurrió pensar que podías llegar a hacer lo mismo que él por el hecho de ser familia.

-La psicopatía es hereditaria y es una rama de la locura, es irreversible. Con mi psiquiatra lo fuimos analizando y parece que venía de mi bisabuelo a mi abuelo y así hacia abajo. Lo que pasa es que yo lo agarré a tiempo. Si yo no lo trataba y no hacía un corte me podría haber pasado, yo corté con el mandato. Yo tengo mis serias dudas de que alguien de la familia haya heredado la psicopatía de él… Estoy tratando de investigarlo de a poco, viendo desde afuera, y me estoy dando cuenta de las cosas que van sucediendo.

-Y con respecto a tu orientación sexual, ¿cómo te diste cuenta que te gustaban los hombres?

-Yo no creo que uno nazca siendo homosexual. Uno es de grande como te crían de chico. Yo soy un gay normal, pero hay diferentes estratos, está también el gay afectado y enloquecido que se viste de mujer y tiene sus locuras, pero que cada uno haga lo que quiera. Ahora hay una fauna muy grande y más con esto que la presidente demagógicamente ha dado documentos a la gente para que se llamen como quieran, para mí es una demagogia absoluta. No se puede decir más travesti hay que decir mujer trans, una mujer trans es una mujer que se cortó el pene y una travesti es un hombre que vive vestido de mujer todo el día. Podés tener el documento, sí… Ahora falta que den el documento de puto o de heterosexual.

-Ya llevan 21 años de relación con Walter, ¿se imaginan siendo padres en algún momento?

-La idea de tener un hijo no nos interesa a ninguno de los dos. Siendo presidente de la fundación contra el abuso infantil no podría ser padre nunca. Y además nosotros somos dos hombres y no tenemos madre ni hermanas ni ninguna imagen materna que pueda suplantar a la esposa. Flavio Mendoza, por ejemplo, tiene a la hermana que es la imagen materna. Yo no, y además tener un hijo no es compatible con la vida que llevamos.

-¿Vos qué método elegirías para convertirte en papá y qué opinión tenés del que eligieron por ejemplo Marley, Flavio Mendoza y Ricky Martin?

-Yo adoptaría, porque hay tantos chicos que la están pasando tan mal. Si ellos decidieron buscar una mujer rubia divina y ciertos genes, cada uno puede hacer lo que quiera.

-Pasaron 8 años desde aquella desafortunada pregunta de Mirtha Legrand. ¿Volviste a reencontrarte con ella?

-Yo la mandé a la puta que la parió. Y no, no quiero tener vínculo con ella. Es una pobre vieja, una pobre mujer. Es como dije en aquella carta, es una vieja dama indigna. Mirtha no tiene cura, tiene un resentimiento y una homofobia total y absoluta que es irrecuperable. Tiene una familia que la rodea bastante complicada. Yo la quise mucho pero cuando me di cuenta de todo y me dijo eso, la mandé a cagar y chau.

-¿Sos un tipo bravo, Roberto?

-Después de lo que pasó con Mirtha nadie se animó a meterse conmigo. Yo no tengo problema que se metan conmigo ni que me ataquen, pero después que se banquen lo que les diga. Yo soy el hermano de Moria Casán: no me jodas porque soy totalmente pacifico, pero si me rompés las pelotas te mato. Yo sé muchas cosas de todo el mundo, y si me rompen las pelotas lo voy a ventilar.  

ENTREVISTA EXCLUSIVA Roberto Piazza en Madrid: "Argentina huele a podrido y en la calle...